Automovilismo 
  Pilotos
  Competencias
  Tuning
  Piques 1/4 Milla
  Clásicos
  Preparación
  Motociclismo 
  Historia
  Pilotos
  Motocross
  Enduro
  Velocidad
  Cuatriciclos
  Buggys
  Raid / Rally 
  Pampa Off Road
  Rally Por las Pampas
  Cross Country de Norte
  Rally Mobil
  Baja Chile
  Atacama Cross Country
  Ciclismo 
  Mountain-Bike
  Ruta-Pista
  Free-Style
  Varios 
  Coleccionistas
  Reportajes
  Historias
  Consejos
  Contacto
  Links
  Denuncia
  Multimedia 
  Fotos
  Videos
Portada
Historias reales de Roberto Gandolfo

El "Paseo" en bicicleta que casi me cuesta la vida

Desde niño tuve siempre la inquietud por recorrer el altiplano en bicicleta y tuve que cumplir 20 años, creo que esta sería la oportunidad de hacerlo. Era junio del 90' el mountain bike comenzaba fuerte y mi club, el ATT (Arica Todo Terreno) contaba con excelentes entusiasta por lo que un día en reunión lance la idea de hacer un viaje al altiplano en bicicleta y la idea prendió ¿la ruta? había solo que tirar línea y ver donde comenzar y terminar.  Así la idea tomaba fuerza pero una cosa son los mapas y la otra cosa es estar ahí en el altiplano, curiosamente ninguno de nosotros había estado en los lugares que habíamos definidos para hacer la ruta y sinceramente sería mucho más difícil de los planteado.
La idea era irse en tren hasta Alcérreca y desde ahí unir este poblado con Putre. Cuando miraba el mapa yo solo miraba líneas y números pero jamás pensé que sería duro. Así el 28 de junio del 90' Rafael Nuñez (NO confundir con Pelo-Duro) y yo, Roberto Gandolfo, nos justariamos en la estación ferrovaria para embarcarnos en una aventura sin prescedentes.


Boleto emitido por ferrocarriles. Pasaje a la aventura.

El tren abandonaba la estación y se internaba en el valle de Lluta, el frio era presagio para lo que vendría más adelante... estaciones como Pocochile, Central, Pampa Ossa, los tremendos túneles, verdadera obras de ingeniería, adornaban el pradisiaco paisaje haciendo antesala a la belleza del altiplano. El paisaje gradualmente cambiaba: del verde valle de Lluta a los grises del altiplano.
Al llegar a la  estación Puquios,  el maquinista nos informa que hasta ahí llega nuestro viaje en tren porque debía volver a Arica a buscar más vagones porque no los pueden subir a todos en un solo viaje por el riesgo que significa subir el convoy entero hasta esas alturas, claro, vagones que tenían como destino Bolivia. Así que tuvimos que hacernos la idea de pedalear los kilómetros restante para llegar a Alcerreca pero no importa, estamos dispuesto para la aventura.
Como era cerca de las 14:00 hrs. decidimos almorzar un par de sándwich de atún y un rico jugo envasado y comenzar la travesía en bicicleta hasta Alcérreca. Como no teníamos certeza del camino lo más seguro era que hiciéramos la ruta por la línea del tren así que comenzamos a pedalear, por la línea férrea, la escasez de oxígeno y el peso de las bicicletas hacia a ratos tedioso el viaje pero también placentero con la belleza altiplánica. La tarde se hacia sentir y el frío cada vez era más notorio, no llevábamos mapas la única indicación que se nos dio fue que siguiéramos la línea del tren para llegar a Alcérreca. El frío y el viento era más intenso y una estación ferroviaria cerrada llamada Km.123 sería nuestro lugar para pernoctar esa noche. Durante la noche el frío y el viento se encargaron de no dejarnos dormir. Al día siguiente con una mañana muy fría  y con un sol que no entibiaba ni siquiera a las largatijas seguimos el viaje en bicicleta por la línea férrea hasta lo que sería un obstáculo natural: quebrada Huayla pero antes conocimos el famoso "Elefante Blanco" que era un despiche de agua que con el frío del altiplano se congela al caer formando esta forma de elefante. Siguiendo con lo de la quebrada había dos opciones: seguir la línea del tren que se daba la tremenda vuelta al fondo o trepar una pendiente corta pero empinada, así que junto a Rafael optamos por la segunda opción. Con esto acortamos solo unos buenos metros porque por tiempo habría sido igual. Seguimos el viaje hasta que por fin llegamos a Alcerrera (3.985 msnm, a 139 km. de Arica), allí Carabineros no creía que habíamos hecho el tramo de Puquios hasta éste punto en bicicleta. Luego de intercambiar algunas palabras procedimos a registrarnos y aquí vendría la sorpresa, Carabineros nos preguntó cual sería nuestro destino: respondimos Putre y Carabineros nos advierte que la ruta es muy difícil porque nos esperaba quebrada Ayanes y el volcán Taapaca que en su camino tiene una cota de 5.200 msnm, además de ser un camino de poco tránsito tiene mucha pendiente. Cuando el carabinero me apuntó al volcán Taapaca no pensé que ese sería mi mayor reto, no quedaba más que echarle para adelante y continuar.
Así cuando el reloj marcaba medio día en Chile. dejamos Alcerreca pero a poco pedalear Rafael comienza a quedar atrás, al esperarlo me dice que todo va bien y que solo continúe, que me alcanzaría, así llegamos a quebrada Allanes y había que cruzar el río, no hay puente, así que remangué mis  pantalones y crucé el río, el agua helada del río quemaba mis pies, con bicicleta al hombro se me hacía eterno el cruce. Rafael seguía mucho más atrás y aquí comenzaría la ascenso, por el camino, al volcán Taapaca, el paso era lento, la falta de oxígeno, la pendiente y el peso de la bicicleta hacía que el cansancio se multiplicara por dos, al mirar para atrás no se veía a Rafael, parece que la puna lo había  consumido. Durante el trayecto ni un solo vehículo cruzó mi camino.
El viento comenzaba a soplar más fuerte y helado. Miraba hacia el horizonte y veía como el sol se ocultaba y daba paso al frío. Me detenía a descansar y comer algo de lo que me quedaba: un par de barras de cereal, chocolates, pululos y agua que muy poca me quedaba. Las estrellas iban pintando el cielo a medida que avanzaba la tarde y se acercaba la noche, no era capaz de pedalear, mis músculo se agarrotaban, y seguía subiendo me detenía y comencé a sentir miedo pero no a la oscuridad o a la soledad sino a que me quedará dormido y el cansancio y el frío me consumiera, cuantas veces leí sobre la "muerte blanca" y era lo que no quería que me pasara pero la fe de seguir, de llegar luego a Putre para informar que mi compañero estaba mal me motivaba a no detenerme. El amor que sentía por el altiplano cambiaba a ratos. La hostilidad del altiplano se hacia sentir. Mis piernas no respondían, mis manos estaban agarrotadas, los guantes no eran capaz de retener el frío, mis orejas me dolían mucho, y el miedo me comenzaba a corroer el cuerpo, por mi cabeza pasaban un montón de cosas y me cuestionaba a rato diciéndome por qué hacia esto, que pretendía, si con esto le ganaba a alguien o probaba algo. Mi mayor temor era que perdiera la vida ahí y mis padres sufrieran mi pérdida. Entonces con mayor razón no podía parar.
Ya era medianoche y sobre los 5.000 msnm el viento y el frío era más intenso, encontraba que todo esto era injusto, de nada me valió prepararme físicamente el último tiempo sino era capaz de responder a tal exigencia, estaba desmoralizado y cansado pero cuando a lo lejos veo unas pequeñas luces que venían hacia mí, sentí una inyección de energía y seguí con mi bicicleta al lado hasta que sentí la pendiente comenzaba a bajar me subí a la bicicleta y comencé a pedalear, siempre a oscuras siguiendo lo que posiblemente era el camino a Putre cuando de repente siento pisar escarcha cayendo al suelo al tratar de evitar la caída apoyé mal el pie causándome el esguince en el pie derecho, el dolor era intenso pero mi ímpetu de continuar era más fuerte y vuelvo a caerme cuando por fin aparece detrás de una curva un jeep, sus ocupantes se bajan y yo encandilado con sus luces me dicen: Buenas Noches somos Carabineros de Chile y venimos en su auxilio y entre ellos baja un amigo, Arcadio Galvez, no lo podía creer así que dejamos la bicicleta a un lado del camino que en ese momento no me importó nada que me la robaran y Carabineros se comunicaba con el Retén de Alcerreca que me habían encontrado y que mi compañero, Rafael Nuñez, se podría encontrar entre el punto que me encontraron y quebrada Allanes. Eran las 01:00 de la mañana, el viento y el frío no paraban. Así esa noche Carabineros continuó la búsqueda de mi compañero mientras yo era llevado a Putre donde el resto de mis amigos me esperaban. A las 7 de la mañana carabineros nos avisa que habían encontrado a Rafael a la 6 de la mañana y en buen estado de salud. Carabineros nos decía que fácilmente la temperatura en la noches llega los 10 grado bajo cero por eso era la importancia de ubicar a mi compañero.
Finalmente después de un buen "sermón" por parte de carabineros a Rafael y a mí no nos queda más que darles mis  agradecimientos por su labor incondicional. Y así ese día bajamos desde Putre hasta Arica en bicicleta. Al llegar a Arica sentía que había nacido de nuevo, comencé a valorar más la vida, a creer más cuando alguien te dice ¡que tengas buena salud!, a valorar las salidas de sol, escuchar que los pájaros cantan,  a valorar más aun a mis padres, también a valorar más mi vida y que nosotros no estamos en esta vida por mera oportunidad, el viaje me ayudo ver de mejor forma la vida. Una experiencia que jamás olvidaré y que me hizo sentir muy cerca de la muerte.
Después hubieron muchos otros paseos y raid en bicicleta pero ninguno como éste...

El viaje de ver un mundial de Rally en Chile

Yo siempre soñé con ver un mundial de rally pero jamás pensé que lo vería en mi patria. Un día me dije que no importa en que lugar de Chile se haga, yo estaré ahí para vivirlo y así comienza a escribirse mi historia de "El viaje de ver un mundial de Rally en Chile".

A comienzos del 2002 me enteré que por razones económicas que Argentina tenía serios problema para llevar a cabo el Rally por las Pampas válido por Copa FIA Cross Country y que Chile era el candidato para que esta fecha se corriera en nuestro país. Estaba medio escéptico porque si bien la situación del vecino país en ese año era mala igual llevaron a cabo el mundial de Rally (WRC) en Mayo, además la prensa no entregaba mucha información al respecto, ustedes saben, el fútbol y tenis son los que venden. Hasta que un día me puse a buscar en la web y di con una página sobre el Rally Por las Pampas llegaría a Chile y sentí un éxtasis de alegría que no me contuve, tenia la necesidad de que todos supieran lo que significaría tener en Chile una fecha del mundial de Rally Cross Country, pero no todos entendían tal sentimiento. Entonces tenía que organizarme para septiembre que era la fecha en que el rally se realizaría. Según el programa para el rally era que entraría por Los Andes para luego pasar por ciudades como a La Serena, Huasco, Bahía Inglesa, Vallenar y Viña del Mar. Yo, ya estaba haciéndome planes, no sabía si seguir el rally desde que entra a Chile o tomar un bus y esperarlo en Bahía Inglesa, pero faltaba mucho. En junio de ese año, radio Estación 106 creó un programa llamado Auto-Ruta, conducido por Saniel Villanueva y Rodrigo Parra, dedicado a los fanáticos tuerca de la ciudad y yo era invitado a cada programa para hablar sobre lo que acontecía en el mundo de las competencias tanto automovilismo como motociclismo. Yo no perdía oportunidad en el espacio de motivar a los radioescucha sobre lo que significaría tener un mundial de rally en Chile. Mientras tanto ya me había organizado con un grupo de amigos de ir a ver el rally en mi vehículo en el cual nos dividiríamos los gastos, los lugares donde pernoctaríamos, todo ya estaba organizado. Llegó septiembre y mis "amigos" dan pie atrás, cada uno tenia sus motivos, bueno, no me quedaba opción de ir en bus a La Serena y seguir el resto de las ciudades de la misma forma.

VIERNES 13 DE SEPTIEMBRE
Era viernes 13 de septiembre y no hay pasajes a La Serena, el lunes 15 los equipos del rally arribaban a ésta ciudad y yo aquí en Arica sin poder moverme, nada estaba de mi lado: primero mis "amigos" que arrugaron y ahora no hay pasajes, no podía creer en tal mala suerte en eso me llama un amigo, Daniel Castillo, y le cuento mi mala pata y el me dice por qué no voy en mi camioneta al rally y le respondí que son muchos kilómetros para ir a la 4ta región y que no tenía el presupuesto para tal, entonces me dice que uno de los auspiciadores es don Pedro Duarte y que el nos podía ayudar con algunos litros de petróleo y así fue.

SÁBADO 14 DE SEPTIEMBRE
Ya era sábado y las horas avanzaban, ahora surgía otro problema ¿estaba mi camioneta para hacer más de 3.000 kms? Un rápido chequeo a mi Nissan Terrano verificaría que todo estaba en orden e incluso el pasavante. Así que con grabadora en mano (para hacer las entrevistas y mostrarla en AUTORUTA), máquina fotográfica y una credencial de Prensa sería mi pasaporte para cumplir mi sueño. Siguiendo con la preparación del viaje, saco de dormir, ropa y muchas ganas completaban mi equipaje.


Equipo AUTORUTA de Radio Estación 106, el primer programa tuerca radial de Arica

Despedidas por acá y por allá dejaba mi ciudad cerca de las 21:00 hrs. ese sábado cargado de ilusiones y felicidad porque sería la primera vez que podría ver y estar cerca de muchos pilotos que solo por revistas los conocía. Durante esa noche conducí hasta que el sueño me pillara.

DOMINGO 15 DE SEPTIEMBRE
Muy temprano por la mañana seguí el viaje. Después del control rutinario en Quillagua continué por la ruta A-5 al sur.


Bienvenido a Baquedano                           Frontis de Municipalidad de S. Gorda

Después de haber cargado combustible y tomar un rico desayuno continué el viaje. Durante el viaje no podía dejar pasar la oportunidad de sacar algunas fotos como las que estoy mostrando.


La mano que te saluda                       Un transporte que llama la atención

El viaje se me hacia eterno pero sabía a lo que iba, ya era casi las 2 de la tarde y no quería detenerme ni siquiera a almorzar, pero no me duraría mucho así que me fijé como meta llegar a Chañaral y ahí almorzar.


Puerto de Chañaral                 Cruce de Puerto de Caldera

Eran cerca de las 6 de la tarde, pase a comprar un cuarto de pollo con papas fritas, una bebida, un rápido llamado de teléfono a mis padres que me encontraban bien y seguir el viaje. Durante los próximos kilómetros pensaba en que les preguntaría a los pilotos, por supuesto que no haría la típica pregunta que le hacen al extranjero ¿que le parece Chile? yo creo que en lo único que están pensando es en la carrera, por eso tengo que ir con un argumento sólido para sostener una conversación. Mientras tanto en las radios no se decía nada del rally solo de fútbol, claro, era fin de semana y en esa se la llevaban. Al pasar por el cruce de Caldera, Bahía Inglesa pensé en detenerme y ver si había alguien de la organización pero antes cargaría combustible, oportunidad que aproveche preguntarle al dependiente sobre el rally y ni idea tenia. No era para menos, estaba escuchando un partido de fútbol. Desilusionado decidí mejor seguir el viaje, al pasa por Copiapo me encontré con un grupo de "jeeperos" y le pregunte sobre el rally, confundidos ellos me hablaban del Raid de Atacama, no les decía, el que esta corriendo De Gavardo ¿cual? me decían, al final fue un dialogo de sordos. Me subí a la camioneta y seguí mi viaje, ya era de noche ese domingo y eran cercas de las 9 de la noche y me aproximaba a Vallenar así que decidí pasar a saludar a mi Abuela y darme un pequeño descanso antes de continuar el viaje.
Al llegar a la casa de mi abuela casi le di un infarto porque no esperaba que estuviera por esos lados menos un domingo a las 9 de la noche. Como siempre, mi abuela me atendió como rey y me dio una de esas cenas que no olvida hasta que Morfeo se apodero de mi y me fui a descansar.

LUNES 16 DE SEPTIEMBRE
Al día siguiente eran las 7 de la mañana y mi abuela ya me esperaba con un buen desayuno. Seguí mi viaje a La Serena, luego de algunas detenciones y controles llegue eran las 11 de la mañana y no podía creer que mi camioneta y yo ya estaba en la capital del turismo. Me fui a donde seria el parque cerrado del rally, a un costado del supermercado Líder, solo pendones y vallas papales era lo único que había hasta que un guardia del sector me indico que en la plaza de armas de la ciudad estará la recepción de los pilotos. Ya en la plaza nadie tenia idea de nada del por que el escenario, el cierre, los lienzo, etc. En eso veo a una persona con una polera del Rally Mobil y dije que si la lleva puesta es porque le gustan los fierros y algo debe saber, y si, me contó que no sabia mucho de la llegada pero que en tarde están llegando los participantes, Rodrigo Vega, su nombre, era otro fanático de los fierros y que gustosamente me recibiría ese día en su casa.

Escuchando la radio me entere que estaban en Llay-Llay y que en horas de la tarde los del rally llegarían a La Serena. Y claro, la plaza comenzaba a llenarse de público, la adrenalina subía por mi cuerpo, la excitación por ver los autos, los pilotos, los equipos era al máximo. Ya era las 9 de la noche y la "Voz de América" comenzaba a animar la fiesta y el público seguía la "onda" y empiezan a nombrar a los pilotos los que van subiendo de a uno  al escenario, yo no podía creer lo que estaba viendo, tenia ganas de gritar, llorar, no sé, era una emoción única, nombres como Jorge Latrach, Pablo Jaton, Ciryl Despres, Carlo de Gavardo, José Maria Servia y el buggy Schlesser, no podía creer lo que estaba pasando pero por fin ¡aquí estoy!


Presentación en la Plaza de Armas         Salida simbólica de los Todo Terreno

Luego de la presentación me fui al parque cerrado y allí conocí a los mejores pilotos de rally, en eso me encuentro con el Negro Latrach, leyenda viviente del 4x4, no perdí oportunidad de saludarlo, le dije que desde cuando corría en el Jeep Fun Race con su "Toyota Maitai" lo seguía y que era para mi el mejor piloto chileno, conversamos sobre su trayectoria, anécdotas y de sus proyectos. Así seguí recorriendo el parque cerrado y me encuentro con Ruy Barbosa, ambos no conocimos el año 95 en Lima (Perú), corriendo motocross defendiendo los colores de nuestra patria en la Copa ULM, un tipo súper agradable, ahí conversamos y me contaba que ahora estaba en el enduro, recordemos que Ruy fue campeón nacional, latinoamericano y mundial de bicicross, también campeón nacional de motocross, ahora corriendo rally. Así continué mi recorrido y de repente dije ¿a ese pela'o lo he visto en algún lado? Claro, era Pablo Jaton, el mismo del programa argentino de 4x4 en donde enseñaba técnicas de conducción y mecánica, todo un personaje, me acerque y le comenté que en Arica su programa se ve por el cable, no lo podía creer él que el programa se viera de tan lejos, buena onda el pela'o. Mientras iba a saludar a Carlo de Gavardo veo a José María Servia, parece que no muchos lo ubicaban porque se desplazaba por el parque cerrado tranquilo y relajado hasta que lo intercepte, lo salude y nos pusimos a conversar como si nos conociéramos de tiempo lo único que no le gustó es que despué de haber conversado un buen rato le dije que lo iba entrevistar ¡plop!


Jorge "Negro" Latrach piloto chileno          José M. Servia piloto buggy Schlesser

Después quise ir a saludar a Carlo, dicho sea de paso, el ha estado varias veces en Arica y a varios nos ubica, pero pude interrumpirlo, estaba muy ocupado con su "Hoja de Ruta", ahí estaba revisando y demarcando las zonas de peligro (típica rutina antes de ir a dormir). Mientras algunos pilotos se iban a hoteles a dormir, Carlo hacía causa común como las mayoría de los pilotos de dormir en su carpa ahí en el parque cerrado.


De Gavardo con su hoja de ruta          Ruy Barbosa haciendo lo mismo

Así después seguí compartiendo con el resto de los pilotos durante los días de la competencia y de los único que se hablaba era de mecánica, competencias y más fierros.

Hay mucho más que contar pero eso es para más adelante.

Un producto más de ROVER-SYSTEM®
Contacto Webmaster: Roberto Gandolfo; fono:09-95438372 Email:solofierros@gmail.com
Todos los registros son de propiedad intelectual de SOLOFIERROS.CL
Arica - Chile